Seleccione una categoría


SOBRE IMPORTACIÓN DE ESPECIES ALÓCTONAS PARA SU EMPLEO EN CONTROL BIOLÓGICO.

   Internacional

La Convención de Berna establece en su artículo 11.2 que cada país firmante debe controlar estrictamente la introducción de especies exóticas; otras regulaciones que tratan directa o indirectamente con el problema de las introducciones se pueden observar en su artículo 6.e, que regula el comercio interno de animales listado en el Apéndice II de la Convención; el artículo 7.3.c, que aborda el transporte de animales salvajes; y el artículo 9.1.4, que trata de las derogaciones para casos de reestablecimientos.
La Convención de Bonn anima a los países firmantes a que controlen las especies introducidas que puedan afectar a las especies migratorias del Anexo I (art. III.4.c) y del Anexo II (art. V.4).
Las Guías para Reintroducciones IUCN/SSN  de mayo de 1995 tratan de servir de orientación en los proyectos de reintroducción para minimizar sus efectos secundarios a nivel mundial..

  CE
La Directiva Hábitats (dir. 92/43 de 21/05/1992), en su artículo 22.b, requiere que los Estados Miembros se aseguren de que la introducción de una especie exótica no afecte a los hábitats, flora y fauna naturales. En su artículo 22.a anima a los Estados Miembros a realizar reestablecimiento de especies amenazadas, matizando que siempre que los programas estén suficientemente contrastados.
Reglamento (CE) 338/97 de 09.12.1996 relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio (págs. L61/1-L61/69). El artículo 3.2.d prevé la inclusión en el anexo B de este Reglamento de especies con respecto a las cuales se haya comprobado que la introducción de especímenes vivos en el medio ambiente natural de la Comunidad constituye una amenaza ecológica para especies de la fauna y flora silvestres autóctonas de la Comunidad; se incluyeron en dicho anexo las especies Trachemys scripta elegans y la Rana catesbeiana. El 4.6.d dedicho Reglamento establece que ―la Comisión podrá fijar limitaciones para la introducción en la Comunidad de tales especies por las mismas razones.
Reglamento (CE) 2551/97 de 15.12.1997 por el que se suspende la introducción en la Comunidad de especímenes de algunas especies de fauna y flora silvestres (DOCE nº L 349, págs. L 349/4-L349/17). Este Reglamento, en su artículo 1, dice “Sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 41 del Reglamento (CE) 939/97, se suspende la introducción en la Comunidad de especímenes de las especies de fauna y flora silvestres incluidas en el anexo del presente Reglamento”. Si bien está clara la prohibición de introducción de nuevos ejemplares en el territorio comunitario, no se indica nada respecto a los movimientos internos de ejemplares existentes con anterioridad a la entrada en vigor de la prohibición (POLLO, 2001), razón por la que aún se puede comerciar legalmente en España con ejemplares de estas especies.
Recientemente la Unión Europea prohibió la importación en su territorio de 126 especies de reptiles (32 quelonios, 2 cocodrilos, 82 saurios, 10 ofidios) y 15 anfibios (todos de las familia Ranidae) (Reglamento [CE] 2087/2001 de la Comisión de 24.10.2001, por el que se suspende la introducción en la Comunidad de especímenes de determinadas especies de fauna y flora silvestres).

  Nacional
La Ley 4/1989 de 27 de Marzo establece la necesidad de evitar la introducción y proliferación de especies no nativas (art. 27).
El Decreto de 08/09/1989 que complementa a la anterior ley, en su artículo 5, establece que cualquier introducción, reestablecimiento o repoblación de especies en ambientes naturales, deberá contar con la autorización de la Administración encargada del Medio Natural en cada Comunidad Autónoma.
El Decreto de 15/09/1989 regula el comercio y transporte de animales sujetos a repoblamiento. El comercio solo se permite para las especies citadas en el Anexo del Decreto (37 vertebrados y un invertebrado), ninguna de ellas anfibio o reptil.
Según la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, Título XVI. De los delitos relativos a la ordenación del territorio y el urbanismo, la protección del patrimonio histórico y el medio ambiente, Capítulo IV. De los delitos relativos a la protección de la flora, fauna y animales domésticos.


Artículo 332. El que con grave perjuicio para el medio ambiente corte, tale, queme, arranque, recolecte o efectúe tráfico ilegal de alguna especie o subespecie de flora amenazada o de sus propágulos, o destruya o altere gravemente su hábitat, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a 24 meses.

Artículo 333. El que introdujera o liberara especies de flora o fauna no autóctona, de modo que perjudique el equilibrio biológico, contraviniendo las Leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las especies de flora o fauna, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en todo caso, inhabilitación especial para profesión u oficio por tiempo de uno a tres años.

Artículo 334. El que caze o pesque especies amenazadas, realice actividades que impidan o dificulten su reproducción o migración, o destruya o altere gravemente su hábitat, contraviniendo las Leyes o disposiciones de carácter general protectoras de las especies de fauna silvestre, o comercie o trafique con ellas o con sus restos, será castigado con la pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cuatro años. La pena se impondrá en su mitad superior si se trata de especies o subespecies catalogadas en peligro de extinción.


  Comunidades Autónomas.

    La normativa sobre introducción de especies exóticas es muy dispar entre las Comunidades Autónomas españolas. Hay comunidades que recogen esta problemática en su normativa desde hace más de diez años, y muchas que la han incorporado recientemente, mientras que en otras está en proceso de redacción.

    Se observa que ninguna normativa hace mención específica a los anfibios y reptiles como objeto de introducción, y que en la mayoría de las ocasiones la normativa está dirigida hacia las especies con interés cinegético (mamíferos, aves) o de pesca deportiva (peces). Sí se ha podido constatar que la introducción de especies alóctonas es un tema recogido en los PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales) de los Espacios Naturales protegidos en todas las Comunidades Autónomas.

    Otra posible laguna en la normativa de las Comunidades Autónomas es que pocas contemplan la introducción de especies nativas de España pero alóctonas en la región, aspecto no despreciable, habida cuenta de la diversidad biogeográfica del territorio español. En parte, este problema podría paliarse cuando la legislación no sólo considere a nivel de especie a los seres vivos introducidos, sino también a nivel de subespecie (de KLEMM, 1996).

 



    A parte de esta legislación hemos encontrado una serie de dictámenes que atañen al control biológico, como son los siguientes:

    Según la NIMF n.° 3  Directrices para la exportación, el envío,la importación y liberación de agentes de control biológico y otros organismos benéficos (2005) Producido por la Secretaría de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria: "Con el fin de prevenir la introducción y/o la dispersión de plagas reglamentadas en sus respectivos territorios, las partes contratantes tendrán autoridad soberana para reglamentar, de conformidad con los acuerdos internacionales aplicables, la entrada de plantas, productos vegetales y otros artículos reglamentados y, a este fin, pueden:

- Prohibir o restringir la movilización de plagas reglamentadas hacia sus territorios;

- Prohibir o restringir hacia sus territorios, la movilización de agentes de control biológico y otros organismos de preocupación fitosanitaria considerados beneficiosos.


    Se ha de evaluar la documentación sobre la plaga objetivo y el agente de control biológico y organismos benéficos suministrada por el importador en relación con el nivel de riesgo aceptable. La parte contratante deberá establecer las medidas apropiadas para la importación, el envío, las instalaciones de cuarentena (incluida la aprobación de las instalaciones de investigación y las medidas fitosanitarias para la contención y eliminación) o la liberación de los agentes de control biológico en relación con el riesgo evaluado. Si el agente de control biológico u otro organismo benéfico ya están presentes en el país, el reglamento tal vez solo se necesite para asegurar que no hay contaminación o infestación de este organismo o que el entrecruzamiento con los genotipos locales de la misma especie no resulta en riesgos nuevos. Por estas razones, tal vez se restrinja la liberación inundativa.



Responsabilidades documentales del importador antes de la importación

    I.- Requisitos documentales relacionados con el organismo objetivo
Antes de la primera importación, el importador de agentes de control biológico u otros organismos benéficos deberá brindar información, tal como lo exige la ONPF u otra autoridad responsable, acerca de la parte contratante importadora. Para todos los agentes de control biológico u otros organismos benéficos esta información comprende la identificación exacta del organismo u organismos objetivo, generalmente al nivel de la especie. Cuando se importe un agente de control biológico destinado a controlar una plaga, la información sobre la plaga objetivo también puede incluir lo siguiente:

Su distribución mundial y posible procedencia
Su biología y ecología conocidas
la información disponible sobre su importancia económica e impacto ambiental
Los posibles beneficios y cualquier conflicto de interés acerca de su utilización
Sus enemigos naturales, antagonistas y otros agentes de control biológico o competidores conocidos de la plaga objetivo ya presentes o utilizados en el área de liberación propuesta o en otras partes del mundo

    Para todos los agentes de control biológico u otros organismos benéficos, la ONPF u otra autoridad responsable de la parte contratante importadora también pueden solicitar otro tipo de información pertinente al ARP.

    II.- Requisitos documentales relacionados con el agente de control biológico u otro organismo benéfico
Antes de la primera importación, el importador de agentes de control biológico u otros organismos benéficos coordinará con el exportador, el suministro de la documentación, acompañada de las referencias científicas apropiadas, a la ONPF u otra autoridad responsable de la parte contratante importadora con información sobre el agente de control biológico u otro organismo benéfico, en la que se incluirá lo siguiente:

Caracterización suficiente del agente de control biológico u otro organismo benéfico, que permita su identificación exacta, en general al nivel de la especie, como mínimo
Un resumen de toda la información disponible sobre su origen, distribución mundial, biología, enemigos naturales, hiperparásitos y efectos en su área de distribución
Información disponible sobre la especificidad del hospedante (en particular, una lista de los hospedantes confirmados) del agente de control biológico u organismo benéfico y de cualquier posible peligro que plantee para los hospedantes que no sean objetivo
La descripción de los enemigos naturales y los contaminantes del agente, además de los procedimientos necesarios para su eliminación de las colonias de laboratorio. Ello incluye, cuando corresponda, los procedimientos para identificar con exactitud, y de ser necesario, eliminar el hospedante que se utilizó para reproducir el agente de control biológico u organismo benéfico. También se deberá proporcionar información sobre cualesquiera medidas que se hayan aplicado antes del envío.

    III.- Requisitos documentales relacionados con los peligros potenciales y las acciones de emergencia.

Antes de la primera importación, se fomenta al importador de los agentes de control biológico u otros organismos benéficos a suministrar la documentación a la ONPF u otra autoridad responsable que:
identifique los peligros potenciales a la salud y analice los riesgos que representan al personal, cuando se manipulan agentes de control biológico u otros organismos benéficos en condiciones de laboratorio, producción y de aplicación.
detalle las acciones o procedimientos de emergencia que ya existan, en caso de que el agente de control biológico u organismo benéfico manifieste propiedades negativas imprevistas.

    IV.- Requisitos documentales relacionados con la investigación en condiciones de cuarentena

    El importador de agentes de control biológico u otros organismos benéficos destinados a la investigación en condiciones de cuarentena deberá proporcionar toda la información posible en relación con los apartados anteriores. Sin embargo, se reconoce que es posible que los organismos procedentes de colecciones de campo importados por investigadores en envíos iniciales de agentes con potencial de control biológico no se hallen descritos en su identidad taxonómica exacta, rango de hospedantes, impacto sobre organismos no objetivo, distribución, biología, impacto en un área de distribución y demás. Esta información se determinará una vez que los organismos candidatos a agentes de control biológico se estudien en condiciones de cuarentena.

    El investigador deberá facilitar la información siguiente en conjunción con el centro de cuarentena que vaya a utilizarse:
la naturaleza del material que se propone para la importación
el tipo de investigación que se realizará
la descripción detallada de las instalaciones de contención (que incluya la seguridad y la competencia y la preparación del personal)
un plan de emergencia que se implementará en caso de que haya un escape en la instalación.

    La ONPF u otra autoridad responsable pueden exigir esta información antes de que se apruebe la investigación que se realizará. La ONPF u otra autoridad responsable pueden verificar la exactitud de la documentación proporcionada y examinar las instalaciones, además, de ser necesario, pueden exigir modificaciones.

    Según el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Propuesta de Reglamento del Consejo que modifica el Reglamento (CE) n o 708/2007, sobre el uso de las especies exóticas y las especies localmente ausentes en la acuicultura»:

La introducción de especies exóticas es uno de los principales factores provocados por el hombre que perturban los ecosistemas, y se sitúa como la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo (…) Cuando una especie exótica pasa a formar parte de la nueva comunidad, interactúa con las especies ya existentes y, de este modo, puede alterar imprevisiblemente los equilibrios alcanzados anteriormente. Los nuevos ocupantes pueden depredar y competir con las especies indígenas por el espacio y el alimento, ser portadores de nuevo parásitos y otros agentes patógenos procedentes de su país de origen, o bien hibridar con la especies autóctonas.

Según el Dictamen del Comité de las Regiones

     «La UE y la política de biodiversidad internacional más allá de 2010» (2010/C 267/08):
Las especies alóctonas invasoras están reconocidas como amenazas para la biodiversidad a escala internacional y lamenta la comprensión limitada por parte del público de la amenaza que representan las especies alóctonas invasoras. También cree que mejorar la sensibilización y la comprensión de este asunto es fundamental para impulsar la participación, y los ciudadanos podrían modificar sus comportamientos para ayudar a reducir la probabilidad de introducir especies invasoras y el riesgo de facilitar su diseminación, y contribuir a detectarlas y controlarlas.

    Según el Dictamen del Comité Económico y Social Europeo sobre la «Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones Hacia una estrategia de la UE sobre especies invasoras» (2009/C 306/10):

    La expresión «especies invasoras» abarca el concepto de «especies exóticas invasoras» que se utiliza en el Convenio sobre la diversidad biológica y el de «especies alóctonas invasoras». En términos generales, por «especies invasoras» se entienden aquellas cuya introducción o propagación puede constituir una amenaza para la diversidad biológica o tener otras consecuencias imprevistas.

    Las principales vías de entrada son tres mecanismos generales: la importación como mercancía, la introducción a través de un vector de transporte y la propagación natural desde otra región cercana en la que la especie es también exótica. Estos tres mecanismos se traducen en seis vías principales: liberación, escape, contaminante, polizón, corredor y sin ayuda. Las consecuencias medioambientales de la presencia de especies invasoras son considerables, desde cambios en ecosistemas enteros y la práctica extinción de las especies autóctonas hasta cambios ecológicos más sutiles. Se considera que las especies invasoras son una de las amenazas más graves para la biodiversidad. Además, pueden reducir el rendimiento de la agricultura, la silvicultura y la pesca, la disponibilidad de agua y degradan las tierras al aumentar la erosión del suelo. Respecto a la salud pública, las especies invasoras provocan diversos problemas de salud humana, como las alergias y las afecciones cutáneas, cuyos efectos se agravan con el cambio climático.